Ávila se enciende contra la violencia de género

Ávila se enciende contra la violencia de género

Una cicatriz de fuego cortaba el suelo del Mercado Chico al anochecer de este sábado. Una herida sin curar con una larga columna de puntos de sutura que habían ido encendiendo todos los presentes en un acto simbólico, pero cargado de realidad.

Comenzaba la tarde con la lectura por parte del alcalde, José Luis Rivas, del manifiesto aprobado en el pleno del viernes por unanimidad de todos los grupos políticos con representación municipal. Junto a él, la mayor parte de los concejales del consistorio, la procuradora en Cortes Belén Rosado, y el Senador Miguel Ángel García Nieto, -si me dejo a alguien, disculpe, pues no lo vi- cerrando, bajo la fachada del ayuntamiento, un nutrido círculo de abulenses que han acudido con el inequívoco pensamiento de eliminar la violencia de género de nuestra sociedad.

Medio centenar de jóvenes alumnos de los distintos centros educativos de la capital abulense conformaron una performance en la que se combinaron canciones con letras con un cargado carácter vejatorio hacia la mujer, frases reales que se han escuchado en medios de comunicación, situaciones reales que se han producido en eventos… mientras reaccionaban de la manera en que se pretendía según el contexto en que se encontrara cada situación, generando un hilarante contraste entre la realidad que sucede y la realidad que se quiere.

Durante toda la tarde, las arcadas que conforman los soportales de la plaza sostenían mensajes

Para finalizar, se han prendido velas que se han ido extendiendo formando una línea, al tiempo que, mientras se encendían, se leía el nombre de la víctima mortal que acompañaba a cada vela.

Como se trata de visibilizar, como se ha dicho antes, simbólicamente, pero cargado de realidad, ahí va mi vela: María Luz

María Luz fue asesinada a manos de quien había sido su pareja. 10 días antes de la Navidad de 2007. Tenía 43 años. Era madre de una niña y dos niños.

Para mayor dolor, Jaime era Guardia Civil, uno de aquellos que tienen como encomiable labor velar por el bienestar de todos los demás. 30 meses después fue condenado a 19 años de prisión.

María Luz acudió al cuartel a denunciarlo por acosarla y se lo encontró allí mismo; fue por su arma y le pegó un tiro en la cabeza sin mediar palabra.

Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )