Día Grande de Las Vacas con el Lienzo Norte abarrotado para ver bailar a la Virgen

Día Grande de Las Vacas con el Lienzo Norte abarrotado para ver bailar a la Virgen

Desde las siete de la mañana se ha dejado sentir, como en jornadas precedentes, la fiesta de barrio más bulliciosa de cuantas se celebran en primavera en la ciudad, con el lanzamiento de cohetes que anunciaba un año más el Día Grande del barrio Las Vacas.

A las ocho comenzaba la Eucaristía, presidida por Monseñor Jesús García Burillo, a la que ha seguido la procesión por toda la ciudad. La Virgen de Las Vacas ha visitado, como de costumbre, el Hospital Provincial, el monasterio de Santo Tomás, el convento de San José, el Humilladero, el convento de La Encanación y las ermitas de San Martín y Santa María de la Cabeza… antes de llegar a la Ronda y ser bailada por cuatro de los Mozos del barrio que se casen este año, al son del pasodoble El Gato Montés y los coros de muchos de los acompañantes de la procesión, hasta la rotonda que lleva el nombre de la Virgen, frente al arco del Puente, que han atravesado para subir por Vallespín hasta la ermita de San Esteban, y llegar después hasta San Juan, adonde ha quedado custodiada la imagen a mediodía, antes de ser trasladada, ya por la tarde, de vuelta a su ermita.

Santa María de Las Vacas tiene su primera mención escrita hacia mediados del siglo XIII, fecha de la que se descubrió hace 11 años la datación de la talla tras unos trabajos de restauración que descubrieron la talla original bajo un recubrimiento posterior, aunque existe la afirmación de ser la ermita, junto a San Segundo y La Antigua (en la plaza de Claudio Sánchez Albornoz) anterior a la caída de España en el 711. La costumbre de bailarla en la Ronda se remonta a más de cien años, sin que haya constancia de la causa que lo originó.

 

Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )