El ganado trashumante ya descansa en Gredos

La trashumancia de la raza autóctona Avileña-Negra Ibérica, protegida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2017, ha celebrado su XVI edición con la llegada al Puerto del Pico de su ya tradicional jornada.

Los trashumantes vienen recorriendo el camino de regreso a los pastos de sierra y montaña con cerca de 25.000 reses que llevan viajando durante todo el mes. Esta práctica se realiza a pie en una pequeña parte, en una media de 250 km. entre las tierras de Extremadura, Castilla-La Mancha y Avila.

A las 9:00 h. de la mañana, el ganado ha comenzado a subir por la Calzada Romana desde la localidad abulense de Villarejo del Valle hasta llegar al descansadero de Puerto del Pico hacia las 11:00 h., donde se ha reunido todo el ganado y ha descansado de la subida. A las 13:00 h. se ha ofrecido una degustación de Carne de Ávila maridada con vinos de las diferentes D. O. P. de Castilla y León que, año tras año, colaboran en la celebración de estas jornadas. La organización también convoca un certamen fotográfico acerca de estas jornadas trashumantes.

El ganado permanecerá en las tierras altas o agostadero hasta noviembre o diciembre, cuando vuelven a tierras extremeñas. En la actualidad hay más de 450 titulares de explotaciones que practican la trashumancia y viven de esta práctica, además de otros sectores como los transportistas, productores de piensos, veterinarios, arrendatarios de fincas, etc. Asimismo, esta actividad ayuda al mantenimiento de la población rural y favorece esta región desde el punto de vista económico, sociocultural y medioambiental. Durante la Jornada, también se resalta la importancia de esta práctica para el mantenimiento de las vías pecuarias y los graves problemas de movilidad del ganado, ocupación de las cañadas y penalización en el cobro de las ayudas de la PAC.

La Raza Avileña-Negra Ibérica es una raza autóctona originaria de las zonas de montaña del centro de la Península Ibérica, de color negro uniforme, con el morro negro y de tamaño medio a grande, sabe adaptarse muy bien a su entorno y destaca por su elevada fertilidad, sus cualidades maternas y su longevidad. Durante la época de la trashumancia las reses suelen recorrer una media de 25 kilómetros al día y las vías más utilizadas son la Cañada Real Leonesa Occidental, la Ruta de la Plata y la Cañada Real Soriana Occidental.

La alta calidad de la carne de la Raza Avileña-Negra Ibérica permitió que en 1988 “Carne de Ávila” fuera la primera denominación de carne fresca amparada en España y que, poco después, se incluyera en el primer grupo aprobado en la Unión Europea como Indicación Geográfica Protegida. Desde 1998 el Consejo Regulador de la IGP Carne de Ávila es miembro de la Interprofesional de Carne de Vacuno Autóctono de Calidad (INVAC), integrada por asociaciones de productores y comercializadores de carne de vacuno procedentes de razas autóctonas reconocidas por el MAPA. Desde agosto de 2014, la Carne de Avila procedente de la raza Avileña-Negra ibérica, cuenta con el logotipo 100% raza autóctona, concedido por el MAPA.

Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )