Jornadas divulgativas sobre inundaciones en Navaluenga

Jornadas divulgativas sobre inundaciones en Navaluenga

Después de un cuarto de siglo de estudios sobre la proclividad de las riadas en Navaluenga y su entorno, hoy han sido inauguradas por la subdelegada del Gobierno María Ángeles Ortega unas jornadas divulgativas sobre lo ocurrido en Navaluenga y Venero Claro por las riadas sufridas desde 1989. No obstante, la atención de los técnicos en esos fenómenos comienza a plasmarse a partir de 1992, dando lugar desde hace 25 años a una abundante producción de tesis doctorales, artículos en revistas especializadas nacionales e internacionales, capítulos de libros y decenas de comunicaciones en congresos y jornadas científicas.

Tras las inundaciones provenientes del arroyo Cabrera en Venero Claro, a los estudios ya iniciados se unió la instalación de una red de monitores hidrometeorológicos en 1997, convirtiéndose la cuenca de dicho arroyo en una de las más densamente instrumentadas de España y de Europa en su conjunto.

El impulsor de las jornadas es Andrés Díez Guerrero, perteneciente al Instituto Geológico Minero de España (IGME) y al Ministerio de Economía e Industria, que es el autor de un estudio exhaustivo de las riadas de 1989 en Navaluenga y de la Venero Claro en la segunda mitad de la década de los 90. Los efectos de esa fuerza de la Naturaleza no sólo tuvieron consecuencias en el núcleo urbano de la población más próximo al río Alberche y al arroyo Chorrerón, sino que también en otros posteriores produjeron daños en pistas forestales, puentes y fincas de aprovechamiento ganadero y de arborícola.

Ocurriendo de igual modo cuando el arroyo Cabrera se salió de cauce en la noche del 17 al 18 de diciembre de 1997.

A partir de ahí, según ha expuesto Andrés Díez Guerrero, se han establecido unos protocolos y sistemas de alerta que se han convertido en modelos de prevención y actuación ante riesgos hidrológicos en otras regiones. De este modo, en 1995 se inició el proyecto culminado en 2015 del Plan de Inundaciones de Navaluenga. Se trata del primero en la provincia de Ávila y, también, uno de los pioneros de Castilla y León para establecer líneas de actuación.

En las intervenciones de esta jornada inaugural, la subdelegada ha subrayado lo que todos estos estudios aportan a la prevención y al conocimiento de los riesgos.

En la jornada del lunes han participado, además de científicos del IGME, otros de la Universidad de Génova y de la Universidad de Castilla la Mancha.

Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )