La Hermandad de La Estrella renueva el paso de la Virgen

La Hermandad de La Estrella renueva el paso de la Virgen

La Hermandad de la Estrella ha presentado en la Iglesia del Convento de Las Gordillas, donde hoy finalizaba el Triduo en honor a su titular con más de 300 asistentes, una serie de adquisiciones que completan la renovación del paso de Nuestra Señora de la Estrella.

Se trata de una nueva parihuela de pino de Flandes, realizada por Juan Amador García Casas, carpintero cordobés de La Rambla, cuyo taller está especializado en este tipo de trabajos, que presenta trabajaderas sin aristas para evitar que se clave la madera a los costaleros, y de los nuevos respiraderos, obra encargada a Pablo Orfebres, de Lucena, también en Córdoba, con motivos relacionados con la Cofradía y con Ávila, que además ha realizado la peana de la imagen, del mismo tamaño que la que ya existía, labrada a mano por las tres caras vistas y con el escudo de la Hermandad en la parte frontal, el llamador y una miniatura de la imagen de Santa Teresa.

Bajo la mesa podrán ir ahora cinco costaleros por cada trabajadera, en vez de los cuatro que permitía la anterior disposición, algo que rebaja el peso a repartir por cada costalero pero que exige mayor coordinación para moverse e inevitablemente conlleva mayor estrechez entre cada uno de ellos, ya que el ancho del trono sigue siendo el mismo, algo obligado por la anchura de la puerta de salida de Las Gordillas, aprovechada al 99 %.

El labrado de los respiraderos es “de estilo barroco con formas de hojarasca y rocalla” y que incorpora una serie de cartelas relacionadas con la Hermandad y con la ciudad. Las cartelas frontales representan a San Segundo y Santa Teresa, patrones de Ávila, incorporando en cada lateral una imagen de Nuestra Señora de Sonsoles y Nuestra Señora de las Vacas, por ser las únicas dos advocaciones coronadas canónicamente en Ávila. También están presentes Santa Ana y Santa Clara, en alusión a la sede canónica de la Cofradía y además San José y el Inmaculado Corazón de María.

 

Se ha restaurado el alma de los varales y se ha adquirido también una nueva estructura superior para el palio. A excepción de la candelería, que se estrenó el año pasado, y los candelabros de cola, el próximo Martes Santo presenciaremos prácticamente un trono nuevo.

Todo ello se ha conseguido gracias “al enorme corazón y fuerza que tiene esta Hermandad”, ya que en tan solo un año y medio y gracias a todas las actividades realizadas por la Hermandad y algunas donaciones han conseguido superar expectativas y “cumplir las mejores previsiones”.

 

Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )