Los buñuelos de viento, reyes por un día

Los buñuelos de viento, reyes por un día

El principio del invierno viene cargado de tradiciones. Y todas las tradiciones van asociadas a algún tipo de degustación gastronómica, sobre todo en lo concerniente a la repostería.

Acabamos de terminar de recoger castañas, manzanas, patatas… es tiempo de calvotadas y moragas en los pueblos. De compotas y mermeladas. De comenzar a destazar gorrinos. Pero antes de todo eso vienen los buñuelos de viento y los huesos de santo. Durante unos breves días podemos encontrar en las pastelerías deliciosos buñuelos rellenos de crema, de nata, de chocolate, de crema de café… es el postre tradicional de un fiesta tradiconal y aún se sigue elaborando con la receta tradicional. Les acompañan los típicos huesecillos de santo y alguna que otra delicia como las castañas y bellotas de almendra y chocolate, “bellotas” de almendra y nueces… el dulce

La mañana del día de Todos los Santos es un día de colas. Esperas en el cementerio y esperas en las pastelerías que tienen uno de los días de mayor afluencia del año. Que no haya puente influye para bien en las ventas, pues el cliente es más local que visitante, aunque las ventas son masivas en cualquier caso, sobretodo la víspera y la fiesta y también el fin de semana previo.

El buñuelo es el que manda y sustituye casi por completo a cualquier postre de pastelería de los que podemos encontrar cualquier día en el mostrador y damos fe que hace esperar a ciudadanos corrientes y a otros más ilustres…

Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )