Medidas a tener en cuenta si aparcas por la noche en la calle

Medidas a tener en cuenta si aparcas por la noche en la calle

Es conveniente rellenar el depósito de líquido del limpiaparabrisas con un producto específico que contenga anticongelante, ya que el agua, sola o mezclada con jabón, se puede congelar.

Lo mejor es evitar que se forme hielo en el parabrisas, para lo que existen varios “trucos” caseros más o menos eficaces, siendo el más habitual, por ser más práctico, sencillo y limpio es cubrir la luna con un cartón sujeto con los propios limpiaparabrisas. De este modo evitaremos la formación de hielo y también que las escobillas del limpiaparabrisas se queden pegadas al cristal. También el frotar el cristal con alguna sustancia que quede adherida evita la formación de hielo, como con una patata pelada.

Si no hemos prevenido la formación de hielo en la luna y nos la encontramos congelada, para quitar el hielo se recomienda realizar los siguientes pasos:

Arrancar el motor y conectar la calefacción con el ventilador al máximo y dirigir el flujo del aire hacia el parabrisas. El aire irá calentando poco a poco la luna y se irá deshaciendo el hielo, pero, dependiendo del frío y de la capa de hielo, esto puede tardar varios minutos. No es conveniente esperar a que se caliente el aire de la calefacción antes de dirigirlo hacia la luna, pues podría quebrarse por un cambio brusco en la temperatura.

Una vez hecho esto, podemos quedarnos dentro y esperar, utilizar una rasqueta para ir quitando hielo del parabrisas, o, en su defecto, un elemento plástico, como la caja de un CD o verter sobre la luna un producto que ayude a descongelar, como alcohol. No se debe echar nunca agua caliente, pues se corre el riesgo de romper la luna por fricción térmica.

No es conveniente poner en marcha el limpiaparabrisas hasta que el hielo deje de estar adherido a la superficie de la luna, pues se podrían dañar las gomas de las escobillas. Conviene separar las escobillas del cristal manualmente antes de accionarlo, ya que el hielo puede haberlas pegado al parabrisas y forcemos su funcionamiento, pudiendo estropear las gomas o incluso el motor del limpiaparabrisas.

Hay que retirar también el hielo de espejos retrovisores, lunas laterales y faros antes de ponerse en marcha.

Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )