Pesadilla antes de Navidad

Pesadilla antes de Navidad

Difícil partido el que esperaba esta tarde al Ávila Auténtica / Carrefour el Bulevar, con la visita del líder al C. U. M. Carlos Sastre.

De una manera arrolladora, Covirán Granada pasaba por encima del equipo local, al que llegó a aventajar en ¡23 puntos! en tan solo el primer cuarto (4-27). Se acababa este primer acto con un 7-27 que prácticamente imposibilitaba una victoria del equipo abulense, que acabó el cuarto con valoración negativa (-5 puntos).

Sin embargo, el Ávila Auténtica / Carrefour el Bulevar apeló a la épica, a la no-lógica, y a su propio orgullo y volvió a la cancha dispuesto a restar valor a lo ocurrido en los primeros diez minutos: el primer arreón verderón puso un 13-27, que si bien no era ajustado, daba lugar al equipo a creer en sus propias fuerzas. El juego se enredó en un ir y venir e faltas personales que, a la postre, resultarían muy importantes para desarmar la fortaleza del Óbila en la pintura. La primera parte acababa con un 33-44, la mitad de la diferencia se enjuagaba en un cuarto.

Tras el descanso, los granadinos seguían con problemas para contener al Ávila Auténtica / Carrefour el Bulevar, Bortolussi se ponía en 4 faltas personales y los locales bajaban por debajo de los 10 puntos de diferencia, 38-46, seguían creyendo y Covirán continuaba cargándose de faltas y el Óbila bajando la desventaja hasta colocarse a la par en 52 puntos. los locales se creen que pueden ganar y a falta de tres minutos para el final empatan a 52, momento en el que los abulenses fallan en ataque, pierden a Wilson por faltas y una antideportiva más que discutible hace que Granada llegue con aire al final del tercer cuarto (55-58).

En el último cuarto comienza con la cuarta falta de Sidao, con ambos equipos precipitados en ataque y con el marcador manteniéndose en tres puntos de diferencia durante la mayor parte de este periodo. A tres minutos y medio del final, Sidao es eliminado, quedándose el Óbila desprotegido en la pintura, circunstancia que aprovechó Covirán para tirar de juego interior -lo de las cargas con el hombro del pívot atacante lo vamos a dejar para otro día- y sacar provecho en el rebote ofensivo, lo que le permitió mantener la ventaja hasta el final del partido, en el que los intentos de anotar con rapidez de los locales permitieron cuatro puntos más a los andaluces (66-73).

 

Al final, el público se marchó contento tras ovacionar al equipo por la remontada, a pesar de no culminarse, por el esfuerzo, y la pareja arbitral se llevó una sonora pitada, al entender los aficionados abulenses que no había habido el mismo rasero para ambos equipos y que las dos técnicas que recibieron los abulenses se las habían merecido de igual forma los granadinos sin que ellos recibieran ninguna. Día de apoyo al club que vio las gradas con una entrada similar a la habitual… salvo por el hecho de gran número de espectadores eran andaluces que acudieron para apoyar al líder.

 

Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )